ACTIVIDAD DE DOCTRINA CRISTIANA 4° AÑO

ACTIVIDAD DE DOCTRINA CRISTIANA 4° AÑO

  1. Leer y comprender la página 1 del cuadernillo.
  2. Responder las siguientes preguntas teniendo en cuenta los contenidos previamente leídos.
  1. Jesús expresa “El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí y por la Buena Noticia, la salvará.” (Marcos 8, 34-35).
  2. Teniendo en cuenta los contenidos leídos del cuadernillo y todos tus conocimientos sobre Jesús, explicá de la mejor manera que puedas todas las partes de la cita. Las partes son las siguientes:
  3. “El que quiera venir detrás de mí…”
  4. “…que renuncie a sí mismo…”
  5. “…que cargue con su cruz…”
  6. “…y me siga.”
  7. “Porque el que quiera salvar su vida, la perderá…”
  8. “…y el que pierda su vida por mí…”
  9. “…y por la Buena Noticia…”
  10. “…la salvará.”
  11. Compartí tus respuestas por Drive. javierz@lascumbres.edu.ar

Publicado en DOCTRINA CRISTIANA 4° AÑO - 2020 | Deja un comentario

ACTIVIDAD DE FILOSOFÍA N°3

¿Podemos conocer a Dios filosócamente?

            Según lo que hasta ahora trabajamos y aprendimos en la asignatura, la filosofía es una ciencia que conoce a la realidad. La realidad son todas las cosas que existen. Y lo hace a través de la razón. Es decir, la capacidad que empleamos para conocer a la realidad filosóficamente es la razón.

            Para comenzar a conocer a las cosas mediante la razón, precisamos previamente captarlas a través de nuestros sentidos. No podemos conocer racionalmente lo que no captamos con nuestros sentidos.

            Entonces, si a Dios no lo podemos ver ni oír ni captar a través de ningún otro sentido, parece que NO lo podemos conocer racionalmente. Por lo tanto, ¿tiene sentido la teología natural? La teología natural es una parte de la filosofía que estudia, y por lo tanto conoce, a Dios.

            ACTIVIDAD:

            Resolver este problema: ¿Por qué afirma la bibliografía que somos capaces de conocer a Dios mediante la razón si no lo podemos percibir a través de nuestros sentidos?

            No es una pregunta sencilla. Te invito a que recorrer el camino para llegar a la respuesta. Y las preguntas que te haré a continuación serán el mapa que te habilitará para llegar al destino que es “PODEMOS CONOCER A DIOS MEDIANTE LA RAZÓN”.

  1. ¿Podría una persona ser “hija” si no tuviese “padres” causantes de su existencia? Es decir, ¿podemos llamar a una persona “hija” sin hacer referencia a su relación con las otras personas que son sus “padres”?
  2. ¿Podría una cosa ser “efecto” si no tuviese su “causa”? Es decir, si descubrimos que una cosa no es causa de su propia existencia, ¿podríamos negar que es “efecto” de una causa con respecto a su existencia?
  3. Entonces, ¿Por qué podemos afirmar que Dios es causa de la existencia de las cosas?
  4. ¿Entendiste por qué podemos saber que Dios existe y que es causa de la existencia de las cosas? Fundamentá tu respuesta.
  5. ¿Entendiste por qué podemos afirmar que aunque a Dios no lo podamos percibir con nuestros sentidos sí lo podemos conocer con nuestra razón? Fundamentá tu respuesta.

La teología sobrenatural y la teología natural

La teología es una ciencia que estudia a Dios y al resto de la realidad que fue creada por Dios. Es decir, considera a Dios como causa de la realidad. La teología puede ser natural o sobrenatural.

La teología natural es aquella ciencia en la que se llega a conocer a Dios desde la realidad. Es decir, conociendo filosóficamente a la realidad, se descubre a su causa sobrenatural que es Dios. Esta ciencia es natural ya que el medio a través del cual se conoce a Dios y a la realidad como creación suya, es la razón humana. El hombre, empleando sus capacidades de conocimiento (sentidos y razón), descubre a Dios como causa de la realidad.

Por otro lado, está la teología sobrenatural. Esta ciencia también conoce a Dios y a la realidad. La diferencia que tiene con la teología natural es que, esta última, sólo se vale de la razón. Por el contrario, la teología sobrenatural, necesita también de la Revelación del mismo Dios. Es decir, en esta ciencia se lo conoce a Dios y a la realidad por Él creada desde lo que el mismo Dios le reveló o enseñó al hombre.

Algunas de las verdades enseñadas por Dios, es decir, de la Revelación Divina, son también alcanzables por la razón humana. Por ejemplo, luego de realizar un razonamiento sobre la realidad en el que sólo se emplee a la razón se puede concluir con que “Dios existe”. Otros contenidos de la Revelación Divina escapan a la razón humana. Por este otro acceso suprarracional se puede conocer que “Dios está conformado por tres Personas que son Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo”.

Que los contenidos de la Revelación sean suprarracionales no significa que son irracionales. Lo irracional es aquello que no tiene sentido. Lo suprarracional es aquello que tiene tanto sentido que el hombre por sus propios medios (razón) no puede alcanzarlo. Entonces es Dios quien le permite ver, a través de la Fe, todo lo que le revela. De esta manera, el hombre profundiza su saber mediante la Fe que Dios le otorga.

Publicado en Filosofía 5° año - 2020 | Deja un comentario

ACTIVIDAD DOCTRINA CRISTIANA 5TO AÑO – N°3

Teniendo en cuenta lo leído y trabajado en la actividad anterior “El reto de la pobreza severa”, te propongo realizar la siguiente actividad teniendo en cuenta las consignas indicadas a continuación.

  1. Realizar por escrito una reflexión teniendo a las siguientes preguntas como guía:
  2. Si los bienes y recursos que hay a disponibilidad del hombre son suficientes y hasta abundantes para todos los hombres, ¿Por qué hay personas que sufren la pobreza severa?
  3. ¿Quiénes son los responsables de tal injusticia?
  4. Nombrar dos ejemplos reales, cotidianos y cercanos en los que se manifieste dicha desproporción en la repartición de bienes.
  5. ¿Quiénes considerás que colaboran directa o indirectamente con esta incorrecta repartición de bienes y recursos?
  6. ¿Registraste algún sentimiento o moción interior al realizar esta reflexión? ¿Por qué? Nombrarlos y explicarlos.
  7. Extensión mínima: 20 renglones; Arial 12; espacio 1,5.
Publicado en DOCTRINA CRISTIANA 5° AÑO - 2020 | Deja un comentario

ACTIVIDAD N°2 DE DOCTRINA CRISTIANA – 4TO AÑO

Según las enseñanzas que transmite la Iglesia en nombre de la Buena Noticia que nos quiere y puede dar Jesús, ¿Qué es el discernimiento espiritual? ¿Qué podemos conocer a través del mismo? ¿Es necesario? ¿Es indispensable? ¿Para qué? ¿En qué se diferencia de la terapia psicológica?

¡Son muchas preguntas! Quizás no tengamos ni la más mínima idea al respecto.

Vamos a empezar haciendo algunas aclaraciones a partir de algunas definiciones.

¿Qué son los sentimientos?
Lo que nos ocurre nos genera sentimientos. O mejor dicho, lo que nos ocurre y la forma en la que percibimos o decodificamos lo que nos ocurre nos produce sentimientos.
Los sentimientos duran poco y son muy variantes. Por ejemplo, en una mañana podemos sentir serenidad, ansiedad, frustración, alivio, etc.
Los sentimientos pueden presentarse como convicciones o hacernos creer que tenemos un verdadero porqué a la hora de entendernos a nosotros mismos. Pero como dije anteriormente, así como están, se van, se diluyen.
Según lo que estamos planteando, pareciera que los sentimientos son traicioneros o peligrosos. No es así. LOS SENTIMIENTOS NO SON TRAICIONEROS NI PELIGROSOS.
Es peligroso no estar al tanto de los sentimientos que tengamos porque reaccionaremos ante una determinada situación dejándonos llevar por ellos. Por ejemplo, cuando fui a sacar el registro para conducir, no aprobé la parte práctica del examen. Me fastidié mucho con quienes me tomaron el examen. Después conmigo mismo. Me puse de mal humor. Me decepcioné conmigo mismo. Después de un de mi desaprobación me di cuenta que desaprobé porque estaba muy nervioso y eso me dificultó aplicar todo lo que había aprendido en las clases de manejo. Una vez que concienticé mis sentimientos y me permití reconocerlos, me tranquilicé y comprendí el porqué de mi desaprobación.
La convicción que tenía era que valía la pena que vuelva a intentarlo. Tenía el derecho a hacerlo. Estaba listo. Una vez que distinguí como me sentía de lo que quería hacer al respecto me pude desenvolver de otra manera.
A la semana, fui a rendir.
Nervioso, ansioso. Pero entusiasmado y en paz interior de que tenía que permitírmelo.
Aprobé y obtuve el registro.

Según lo hasta aquí desarrollado,
1. ¿Te pareció interesante?
2. ¿Te sirvió para comprender o comprenderte mejor? ¿Por qué?
3. ¿Te aclaró o te confundió?
4. Elegí alguna frase que te haya gustado o representado de alguna manera, transcribila y explicá porqué la elegiste.

Publicado en DOCTRINA CRISTIANA 4° AÑO - 2020 | Deja un comentario

ACTIVIDAD DE FILOSOFÍA N° 2 – 5TO AÑO

ACTIVIDAD DE FILOSOFÍA N°2

  1. Teniendo en cuenta los contenidos de la actividad n°1, lee con atención y comprendé lo que está planteado en este primer punto “a”.

¿Alguna vez tuviste una experiencia de vida que fue o es difícil de entender? ¿Ves alguna diferencia o relación entre entender una experiencia de vida y aceptar dicha experiencia de vida?

Aceptar una determinada experiencia de vida significa empezar a considerarla como un medio para aprender algo nuevo e importante. Por ejemplo, aceptar algún sentimiento propio y recurrente, puede ser el primer paso para llegar a descubrir la causa de dicho sentimiento.

Aceptar, entonces, te permite entrar en diálogo con vos mismo. Cuando aceptamos algo que nos incomoda o hasta nos puede lastimar, nos reencontramos con nuestro verdadero y valiosísimo yo. Dejamos de recriminarnos con dureza nuestra situación compleja. Nos animamos a poner en palabras lo que nos ocurrió y/o lo que eso generó en nosotros. Descubrimos la necesidad que tenemos de contarlo y que nos escuchen, nos respeten, nos comprendan y nos abracen.

Y, por último, para aceptar algo, precisamos aceptarnos a nosotros mismos. ¡Este es el principal desafío! ¡Acá está la clave! Por ejemplo, para aceptar lo injusto que fue el réferi en el partido que perdimos, tenemos que aceptar nuestro orgullo que nos enceguece y nos ensordece. Es decir, preciso aceptar que mi valor no depende de mi éxito o de mi fama. Caso contrario, mi aceptación nunca es tal. Ya que siempre dependo de la suerte que tenga o de las metas que alcance o de los partidos que gane o de los goles que haga. No me acepto, más bien me califico aprobado. Dos cosas muy diferentes entre sí.

  • Ahora te pregunto, ¿Qué te parece? ¿Te identificaste con algo del planteo? ¿Qué te produjo o te generó interiormente? (Alegría, paz, liberación, enojo, frustración, angustia, sanación interior, ganas de algo al respecto, confusión, temor, etc.)
  • Te invito a realizar una reflexión para compartir lo que vos quieras con total libertad y sin ninguna presión. Podés hacerla a la misma empezando con cualquiera de las siguientes palabras: “aceptarme”, “conocerme”, “valorarme”. Dicha reflexión debe tener un mínimo de 15 renglones; Arial 12; espacio 1,5. Y, además, deben estar presentes por lo menos 2 de los siguientes conceptos de la “Actividad n° 1”:

1- Actitud/mirada contemplativa

2- Prejuicios

3- Conocimiento esencial.

4- Valoración de una cosa según la esencia o según su productividad.

  • Si preferís no hacerlo de un modo personal como el que te propongo en el punto “c”, relacioná 2 de los conceptos previamente nombrados con lo planteado en el punto “b”. Dicha relación debe tener un mínimo de 15 renglones; Arial 12; espacio 1,5.
Publicado en Filosofía 5° año - 2020 | Deja un comentario

ACTIVIDAD NRO 2 DOCTRINA 5TO AÑO

  1. Leer y comprender del documento “Por una economía global justa” el punto titulado “3.1. El reto de la pobreza severa”.
  2. Durante la lectura, marcar cuáles son los datos nombrados que describen la realidad de quienes se ven afectados con dureza por la pobreza severa.
  3. También marcar aquello que no se entienda luego de haberlo releído por lo menos tres veces. Es necesario entenderlo todo para una posterior evaluación.
  4. Finalmente, realizar la siguiente pregunta a algún familiar: ¿Cuáles considerás que son los principales causantes de la injusta repartición de los bienes que afectan a tantas personas? Sólo nombrar dos principales causantes y decir porqué lo son. Dicha respuesta debe ser de 10 renglones; Arial 12; espacio 1,5.
  5. COMPARTIR LA ACTIVIDAD POR DRIVE: javierz@lascumbres.edu.ar
Publicado en DOCTRINA CRISTIANA 5° AÑO - 2020 | Deja un comentario

ACTIVIDAD DOCTRINA CRISTIANA – 4° AÑO

ACTIVIDAD DE DOCTRINA CRISTIANA 4° AÑO

 

  • Leer y comprender el cuadernillo de la asignatura desde hasta
  • Luego, realizar la siguiente actividad siguiendo todas las consignas que se encuentran continuación.
  • COMPARTIRLA EN DRIVE. javierz@lascumbres.edu.ar

Los seres humanos somos los únicos capaces de darle sentido a nuestra vida. Es decir, elegimos qué hacer con nuestro potencial humano y en función de qué finalidad emplearlo. Pero esta tarea nos es sencilla. Implica un sincero discernimiento, mucha valentía para optar dignamente y experiencia de vida para ampliar nuestro horizonte.

La actividad consistirá en realizar las siguientes preguntas a dos personas que sean muy importantes en tu vida. Pueden ser familiares o familiares de tus amigos. No pueden ser tus amigos o tus compañeros. Las preguntas que les harás son:

  • ¿Recordás alguna experiencia de vida o situación personal que te haya generado un profundo agradecimiento? ¿Cuál fue?
  • A partir de esta experiencia, ¿Qué consejo me darías para aprender a ser más agradecido y a no dejarme llevar por todo lo que me propone directa o indirectamente ser egocéntrico e individualista? (Por la amplitud de la pregunta, primero proponele algún tema para que te dé su consejo. Por ejemplo, tu relación con tus amigos o con tus familiares, el deporte que practicás, las actividades que hacés en tu tiempo libre, tu modo de manejar tu dinero, tus opiniones sobre cuestiones sociales).

Teniendo en cuenta el nivel de profundidad de la actividad, antes de realizar las preguntas, chequeen que las personas a entrevistar estén predispuestas a responderles bien y con ganas.

  • Para terminar, tratá de percibir en tu interior cómo te sentiste durante la actividad. Importante que sea lo que sentiste, no las ideas que ahora te surgen al querer escucharte a vos mismo. Escribí lo que encuentres.

 

Publicado en DOCTRINA CRISTIANA 4° AÑO - 2020 | Deja un comentario

ACTIVIDAD 5° AÑO – DOCTRINA CRISTIANA

  1. Leer y comprender “Por una economía global justa” desde el inicio hasta la página 11.
  2. Durante la lectura, seleccionar las ideas que se consideren importantes del texto.
  3. Una vez finalizada la lectura, teniendo en cuenta los contenidos de la página 5 hasta la página 8, inventar y narrar 8 frases que expresen 8 de las ideas previamente indicadas. Una frase para cada idea. La finalidad de la elaboración de este grupo de 8 frases es que exprese aquello que durante la lectura se consideró lo más importante.
  4. Luego, teniendo en cuenta lo que dice el punto 2 titulado “Signos de los tiempos”, indicar cuáles de estos signos conocés personalmente. Explicar por escrito la experiencia o la situación en la que los conociste. Cantidad máxima de signos: 2. Si no conocés ninguno de los mismos de manera personal, indicá cuales crees que son los motivos de tu desconocimiento. Es decir, señalá los diferentes factores que dificultaron o impidieron tu concientización de dichas realidades. Extensión: mínimo 3 renglones por “Signo” ya sea conocido o desconocido por vos; Arial 12; espacio 1,5.

Haz clic para acceder a PJ_121_ESP.pdf

Publicado en DOCTRINA CRISTIANA 5° AÑO - 2020 | Deja un comentario

Actividad 3° año – Doctrina Cristiana

  • Leer y comprender el cuadernillo desde el inicio hasta la página 7.
  • Responder las siguientes preguntas de manera clara, desarrollada y completa.
  1. A- ¿Cuál es el origen del universo según la Biblia? B- ¿Cómo lo explica la Biblia?
  2. B- ¿Cuál es el origen del ser humano según la Biblia? B- ¿Cómo lo explica la Biblia?
  3. ¿Qué expresa Dios de sí mismo a través de la creación tanto del universo como del ser humano? Elegir dos cualidades que se manifiesten de Dios a través de la creación. Nombrarlas y explicar por qué se las eligió.
  4. Inventar y escribir una narración sobre el origen del universo o del ser humano. Debe elegirse uno u otro. No se puede hacer sobre los dos. Dicha narración debe oponerse a lo que dice la Biblia al respecto. Todo lo que dice el cuadernillo sobre el tema puede ser útil para realizar la actividad. Extensión: mínimo 1 carilla; Arial 12; espacio entre los renglones 1,5.

 

UNIDAD 1

 

“¿CUÁL ES NUESTRO ORIGEN?”

 

 

Hace aproximadamente dos mil quinientos años, un filósofo llamado Platón elaboró una filosofía en la que explicó varias cuestiones referidas al hombre. Entre ellas, explica cual es el fin de la vida de todas las personas. Y lo hace del siguiente modo: A diferencia del cristianismo, somos sólo almas. Es decir, cada persona es un alma que se encuentra encerrada en un cuerpo. El fin último de todas las almas es regresar al mundo de las Ideas. Este es un lugar del cual todos provenimos. Al morir, nuestra alma, es decir, cada uno de nosotros, seremos juzgados. Si a lo largo de nuestra vida terrenal logramos purificarnos, regresaremos al mundo de las Ideas de manera definitiva. Si no alcanzamos la pureza  necesaria, volveremos al mundo material en el que ahora nos encontramos. Lo haremos reencarnándonos en otro cuerpo.

 

El cristianismo también da una respuesta con respecto al origen de todos los seres humanos. Afirma que todas las personas fuimos, somos y seremos creadas directamente por Dios. La creación de las primeras personas fue revelada por el mismo Dios y se encuentra narrada en la Biblia. Al comienzo del Libro del Génesis, en los dos primeros capítulos, Dios les enseña a todas las personas cuál es su origen.

 

 

 

 

 

 

 

  • Todo el Universo es creado por Dios

 

Según la revelación de Dios contenida en la Biblia, primero fue creado el mundo y luego el ser humano. Con la palabra mundo se hace referencia al universo, y no sólo al planeta tierra.

 

Las primeras palabras lo expresan así: “Al principio Dios creó el cielo y la tierra.” (Génesis 1,1) Con el término tierra se refiere al planeta tierra. Y con la palabra cielo, al resto de las cosas que existen fuera de la tierra, es decir, al resto del universo. Luego, en los versículos siguientes, se ve cómo Dios va creando el resto de las cosas que están tanto en el cielo como en la tierra.

 

A continuación dice que “… Dios vio que esto era bueno.” (Génesis 1, 25) La palabra bueno puede llegar a parecer pobre para expresar la grandeza, lo sorprendente y lo maravilloso que es lo que Dios había creado hasta este momento. Pero aquí significa que no había absolutamente nada malo, que todo era perfecto. Justamente, de Dios no puede brotar nada imperfecto o incompleto. Sólo lo bueno puede provenir de Él.

Es importante dejar en claro que Dios mismo creó a todos los seres vivos. Es decir, Dios crea a los primeros seres vivos desde los cuales proceden todos los que existieron y existen. Dicho con otras palabras, Dios es el origen de la vida no sólo del ser humano sino de todo ser vivo que exista.

Dios creó el universo para el hombre. Todo lo que existe, existe para el ser humano. Dios ama a todos los hombres y nos confía todo para que podamos plenificarnos comos hijos de Dios.

 

  • Sólo el ser humano es creado a imagen y semejanza de Dios

 

Una vez que Dios terminó de crear todo lo que existía, Él dijo lo siguiente: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza; y que le estén sometidos los peces del mar y las aves del cielo, el ganado, las fieras de la tierra, y todos los animales que se arrastran por el suelo. Y Dios creó al hombre a su imagen; lo creó a imagen de Dios, los creó varón y mujer.” (Génesis 1, 26-27) En estas palabras se manifiesta que Dios valora y privilegia al ser humano. Detengámonos en esta cita:

 

a-) En primer lugar estamos hechos “a imagen y semejanza de Dios.” Esto no significa que somos iguales a Dios, sino semejantes. Por la voluntad de Dios, sólo el hombre está capacitado para encontrarse con Dios y para vivir en Él.

 

Dios nos da muchísimas capacidades para que las usemos en función de su Amor incondicional. Es decir, el sentido de cada una de ellas radica en el amor. Amar a alguien no es solamente desearle su felicidad, sino también concretar dicho amor y darnos por completo a las personas que amemos. Para aprovechar plenamente todas las situaciones y momentos es necesario que el amor se dirija a personas concretas. Entonces, más que “quiero amar para vivir feliz” es “si todos nos amamos mutuamente, todos viviremos felices”.

 

b-) Sigue diciendo la Biblia: “que le estén sometidos…” Dios, nombrando los diferentes tipos de animales, deja en claro que el ser humano tiene a su disposición a todos los otros seres del mundo. Según Dios, todas y cada una de las personas estamos en una categoría diferente y superior al resto de las cosas. Todo el resto de la naturaleza está creada por Dios para el hombre. El ser humano está invitado por Dios a disfrutarla. Y, para esto, debe aprender a hacerlo.

 

c-) No olvidemos que la palabra hombre no significa solamente varón. La palabra hombre significa ser humano; persona. Luego dice que “los creó varón y mujer”. Tanto el varón como la mujer están creados a imagen y semejanza de Dios. Por lo tanto, las mujeres y los varones tenemos el mismo valor infinito. Por este motivo, tanto los varones como las mujeres tenemos el mismo derecho y la misma responsabilidad para con Dios, para con los demás y para con uno mismo. Es decir, todos merecemos ser amados y todos podemos aprender a amar a las demás personas. Por ejemplo, toda persona debe ser escuchada y tenida en cuenta. Nadie debe ser menospreciado. Además, todos lo seres humanos podemos y debemos aprender a escuchar con libertad para amar así a las demás personas.

 

Es sorprendente como Dios mismo, en la Biblia, muestra la profunda relación que existe entre la mujer y el varón. Es decir, vivir coherentemente al profundo vínculo que hay entre el varón y la mujer.

 

En el segundo capítulo del Génesis, Dios cuenta como está compuesto el ser humano: “Entonces el Señor Dios modeló al hombre con arcilla del suelo y sopló en su nariz un aliento de vida.” (Génesis 2, 7) El ser humano está compuesto por cuerpo (arcilla) y alma (aliento de vida). Cada una de las personas es única e irrepetible. Que no haya dos personas iguales no significa que a lo largo de toda mi vida estaré sola o solo. Justamente, el que seamos distintos, nos permite compartir lo que somos y lo que tenemos. Puedo dar lo que tengo y recibir lo que no tengo porque otros lo tienen y me lo quieren dar.

 

Entonces, según lo que Dios dice, todos somos infinitamente valiosos. Y cada una y cada uno lo es de manera única e irrepetible. Es decir, todos somos igualmente valiosos, pero cada una y cada uno lo es de una manera totalmente original.

 

  • La inmortalidad del hombre como un regalo de Dios

 

Además de lo hasta aquí desarrollado sobre el ser humano nos detendremos ahora en su inmortalidad. “El Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín de Edén, para que lo cultivara y lo cuidara. Y le dio esta orden: “Puedes comer de todos los árboles que hay en el jardín, exceptuando únicamente el árbol del conocimiento del bien y del mal. De él no deberás comer, porque el día que lo hagas quedarás sujeto a la muerte.” (Génesis 2, 16-17) Dios es muy claro en su mensaje al ser humano. La palabra muerte no significa solamente la muerte física, es decir, fallecer. Sino también, todos los sufrimientos que tiene, tuvo y tendrán las personas a lo largo de la historia. La Vida que tenían los primeros hombres era plena. Todo era bueno. Nada era malo. Todo lo compartían entre ellos y con Dios.

 

Cabe agregar que las primeras personas eran absolutamente conscientes de la condición en la que se encontraban. Sabían qué hacer para seguir viviendo sin ningún tipo de sufrimiento y totalmente felices. Estaban en un lugar en el que nada les faltaba. Disponían de todas las cosas que Dios les había dado. Y además, podían vivir con sentido cada una de las cosas que hacían o que les ocurrían.

 

 

 

 

 

  • Jesús revela al hombre el Amor de Dios Padre

 

Para concluir con esta presentación sobre lo qué es el ser humano, vamos a decir que todos somos hijos de Dios. Fue Jesús, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, quien reveló al hombre que Dios Padre ama al hombre. Cristo muestra a Dios Padre: “Él es la Imagen del Dios invisible” (Colosenses 1, 15) Así de simple y de misterioso: Jesús nos dice al corazón que Dios Padre nos quiere porque somos sus hijos. “Y la prueba de que ustedes son hijos, es que Dios infundió en nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama a Dios llamándolo» ¡Abba!, es decir, ¡Padre!” (Gálatas 4, 6)

 

          Muchas veces se piensa que Dios es un ser lejano e indiferente a la realidad de cada persona. El mensaje que Cristo trae plantea algo nuevo. Es la Buena Noticia por la que Dios responde al llamado del hombre humilde y le llena su corazón. “Tú, en cambio, cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.” (Mateo 5, 6) Orar es dialogar con Dios. Para comunicarse de esta manera con Él, es preciso el encuentro personal.

 

 

La Buena Nueva no es sólo un mensaje que se escucha con los oídos, sino una experiencia de vida que se atraviesa. Vivir cotidianamente como hijos de Dios es la libre respuesta a un llamado que Él mismo nos hace. Dios se acerca. Podemos aprender a esperarlo con el corazón dispuesto a recibirlo. Dios no hace preferencias a la hora de revelarse. Jesús mostró esto en repetidas oportunidades. Una de ellas ocurrió con Zaqueo. Dice la Biblia que “Jesús entró en Jericó y atravesaba la ciudad. Allí vivía un hombre muy rico llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos. El quería ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la multitud, porque era de baja estatura. Entonces se adelantó y subió a un sicomoro para poder verlo, porque iba a pasar por allí. Al llegar a ese lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: «Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que alojarme en tu casa». Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría.” (Lucas 19, 1-6)

 

 

  • Llegar al Autor a través de su obra

 

Comenzamos esta unidad refiriéndonos al hombre como a un ser creado por Dios con y por amor. A continuación nos detendremos en el Autor de toda la creación, es decir, en Dios Padre.

 

Casi todas las personas pueden maravillarse o asombrarse frente a algo con lo que se encuentren. Y también puede ocurrir que luego, lo hagan con el autor de lo que estén conociendo. Tomemos como ejemplo a un chico que se fascina con una canción que nunca antes había escuchado. Es muy probable que averigüe quien es el autor dicho tema con la intención de conseguir más canciones compuestas e interpretadas por él. Lo más probable es que espere que las demás canciones también sean como la primera. Y, si el músico es realmente talentoso, encontrará varias canciones al nivel de la primera. Esta persona, aunque no se dé cuenta, al escuchar las canciones, conoce al autor de las mismas. En las canciones está presente el autor.

 

 

Apliquemos esto ejemplo. Antes de la creación sólo existía Dios. Todo lo que existe, existe y es lo que es y cómo es, porque Dios así lo quiere y así lo hace. Si uno admira a un músico por las canciones que compone, ¡cuánto más podrá admirar a Dios por su creación!

 

En la Biblia, una persona iluminada por Dios, dice: “Y si quedaron impresionados por su poder y energía (se refiere al poder y a la fuerza natural que tienen el viento, el agua y el fuego), comprendan, a partir de ellas, cuánto más poderoso es el que las formó. Porque, a partir de la grandeza y hermosura de las cosas, se llega, por analogía, a contemplar a su Autor.” (Sabiduría 13, 4-5)

 

Entonces, Dios se nos muestra a través de la grandeza que tiene la naturaleza que él crea. Si nos sorprende hasta atemorizarnos el poder de una fuerte tormenta, ¡cuánto más nos podrá sorprender el poder del Autor y creador de la tierra! O también, si nos asombrara la genialidad que tiene un futbolista, una actriz o una cantante, ¡cuánto más nos podrá asombrar la genialidad del Autor y creador de dichas personas!

 

En la Biblia aparece repetidas veces la experiencia de alabanza a Dios que genera el descubrir y palpar su poder creador. En el Libro Eclesiástico dice: “Por mucho que digamos, nunca acabaremos; en una sola palabra: él lo es todo. ¿Dónde hallar la fuerza para glorificarlo? Porque él es el Grande, superior a todas sus obras, Señor temible y soberanamente grande: su poder es admirable. ¡Glorifiquen al Señor, exáltenlo cuanto puedan, y él siempre estará por encima! Para exaltarlo, redoblen sus fuerzas, no se cansen, porque nunca acabarán. ¿Quién lo ha visto, para poder describirlo? ¿Quién lo alabará conforme a lo que es? Hay muchas cosas ocultas más grandes todavía, porque sólo hemos visto algunas de sus obras.”

 

 

 

 

Publicado en Doctrina Cristiana 3° año - 2020 | Deja un comentario

Actividad 5° año – Filosofía

  • Leer y comprender el cuadernillo desde el inicio hasta la página 9 inclusive.
  • Responder las siguientes preguntas de manera clara, desarrollada y completa a partir de los contenidos del cuadernillo previamente indicados.
  1. ¿Qué es la realidad? ¿Existe algo que no sea parte de la realidad? ¿Por qué?
  2. A- ¿Qué significa la filosofía según su definición nominal? B- Teniendo en cuenta lo leído, ¿Cuáles serían las cualidades positivas indispensables de los filósofos? Para responder esta última pregunta, elegí y nombrá tres de estas cualidades. Luego explicá porqué las elegiste.
  3. A- Según el texto, ¿Qué significa ser sabio? B- ¿Por qué un filósofo no puede considerarse a sí mismo sabio? Explicar.
  4. ¿Por qué es necesaria la actitud/mirada contemplativa para conocer a la realidad filosóficamente?
  5. ¿Para qué sirve la filosofía?
  6. Según la definición real, ¿Qué es la filosofía?
  7. ¿En qué se diferencia un conocimiento de un pensamiento?
  8. ¿Qué es la certeza? ¿En qué se diferencia del conocimiento?
  9. ¿Qué tienen en común la teología natural y la teología sobrenatural? ¿En qué se diferencian entre sí? Explicar de modo desarrollado.

 

UNIDAD 1: INTRODUCCIÓN A LA FILOSOFÍA

 

 

  • Introducción

 

El significado etimológico del término filosofía es “amor a la sabiduría”. Según esto el filósofo es aquel que ama el profundo saber. Este amor lo expresa en su hondo deseo por alcanzar la sabiduría. Lo cual no significa que sea capaz de conocer a la realidad en toda su profundidad esencial.

 

La realidad son todas las cosas que existen. Justamente, el filósofo, tanto en su búsqueda como en sus descubrimientos de la verdad, se encuentra cara a cara con una realidad que es misteriosa. La realidad es de por sí misteriosa. Es decir, siempre se la puede conocer más profundamente. Entonces, no nos estamos refiriendo a la cantidad y variedad de conocimientos filosóficos, sino a su hondura o profundidad.

 

Por lo dicho anteriormente, puede parecer o suponerse que la filosofía es una disciplina exclusiva para algunos. Más bien, para pocos. Pero a todas las personas les surjen preguntas filosóficas. Por ejemplo: ¿Cuál es el sentido de mi vida? ¿Por qué existe Dios? ¿Qué es la muerte? ¿Se justifica de alguna manera mi esfuerzo? ¿Qué está bien? ¿Qué está mal? ¿Por qué?

 

Todas las preguntas previamente formuladas expresan que el saber es algo natural del hombre. Por otro lado, este saber filosófico no es utilizable prácticamente. Es decir, las respuestas filosóficas no sirven para producir algo. Por ejemplo, quien conoce filosóficamente lo que es la felicidad, no lo puede utilizar para publicitar algún producto determinado como medio para ser feliz. Sí lo puede compartir con otras personas.

Los conocimientos filosóficos sirven para conocer el verdadero sentido esencial de todo y para obrar cotidianamente en coherencia a dicho sentido esencial. El amor a la sabiduría no es algo meramente racional o académico. Los filósofos luchan constantemente para ser fieles al misterioso sentido que tienen todas las cosas de sus experiencias cotidianas. El amor a la sabiduría es un amor de entrega, de sacrificio. Crecer integralmente como personas implica morir a todo lo que nos ate, nos paralice, nos divida, nos aísle del prójimo, nos adormezca y nos lastime.

 

El filósofo contempla a la realidad para poder conocerla esencialmente. El contemplar del filósofo es un modo de observar. Aquí, observar no sólo significa mirar con atención. Sino también mirar con apertura al misterio.

 

Para comprender filosóficamente a la realidad es requisito “escucharla” racionalmente con actitud contemplativa. El misterio que es y esconde la realidad sólo se nos revelará si tenemos una actitud contemplativa en nuestro modo de observarla y de pensarla.

 

 

  • ¿Qué es la filosofía?

1-   Para saber qué es la filosofía primero hay que filosofar: para entender bien esto, primero tenemos que ver bien la diferencia entre vivencia e idea. Cuando nos hablan de algo o de alguien nos “hacemos una idea”, pero cuando uno tiene un contacto personal, una experiencia directa, se tiene una vivencia con esa persona o cosa.

 

 

 

Algunos ejemplos:

 

  1. Uno puede estudiar las calles sobre un determinado lugar, ver fotos, buscar en Internet, incluso hacer reportajes, etc. Puede saber mucho pero no conoce el lugar como quien lo visitó aunque sea sólo 15 minutos.
  2. Cuando nos hablan mucho de alguien y luego lo conocemos, normalmente decimos: “no era como me lo imaginaba”, ello muestra la diferencia entre la idea y la vivencia.
  3. Muchas veces, ante una situación trágica de un amigo uno intenta consolarlo, pero siempre se siente cierta impotencia porque “uno no sabe lo que se siente hasta que lo vive”.

 

El objetivo que debe tener quien quiera conocer a la filosofía es no sólo tener una idea de ella, sino lograr una pequeña vivencia filosófica.

Las frases filosóficas no tienen peso alguno si no se tiene algún tipo de vivencia. Para comprenderlas a las mismas es necesario experimentar un encuentro personal con lo que se está nombrando. Algunas de ellas son:

 

– “El ser es y el no ser no es”

– “Filosofar es aprender a morir”

– “En la causa primera el ser y la esencia se identifican”

– “Todo lo real es racional y todo lo racional es real”.

 

Muchas canciones, por ejemplo, o poemas, sólo tienen sentido cuando  hemos vivido algo parecido a lo que el autor describe, si no es como que “no nos dicen nada”. Por lo tanto, la definición de filosofía tendrá significado cuento se la vivencie a la misma.

 

Lo ideal sería que esta ciencia la enseñase un anciano. Pero también él reconocería que la filosofía lo supera porque la realidad que es profundamente misteriosa.

 

No hay acuerdo sobre las diferentes definiciones de filosofía

Si se tiene en cuenta que:

 

  1. La vivencia de la filosofía es algo personal y subjetivo.
  2. La definición de filosofía es ya un problema filosófico.

 

No se puede encontrar una definición en la que estén todos de acuerdo. ¿Qué quiere decir que la definición de filosofía es ya un problema filosófico? La pregunta “¿Qué es la filosofía?” es una pregunta filosófica. Y en esto se distingue de las demás ciencias porque la pregunta “¿qué es la física?” no es una pregunta de la física.

 

Pero ¿Cuál es el problema de que sea una pregunta filosófica? Que su respuesta implica ya una filosofía, una filosofía particular con la que no todos están de acuerdo. No existe “la filosofía”, existe la filosofía de Aristóteles, de Platón, de Hume, de Tomás de Aquino, etc.

 

Ni siquiera en qué es la filosofía los filósofos están de acuerdo porque cada uno propone la suya excluyendo todas las demás.

Uno podría intentar dar una definición tan general que abarcara a todos: Filosofía es “aquello que hacen los filósofos”. Pero también los filósofos van al baño, comen, juegan al fútbol, etc. Y eso no es filosofía. Se podría acotar la definición y decir que la Filosofía es “aquello que hacen los filósofos en cuanto filósofos”. Pero igual necesitamos una definición de filosofía para saber quiénes son los filósofos y qué cosas hacen en cuanto filósofos. La definición abarca a todos, pero no dice nada de la filosofía.

Ahora bien, si los filósofos discuten entre ellos es porque algo en común hay, algo en disputa, un objetivo común.

 

Un físico y un músico no se pelean, porque no pretenden tener nada en común, pero los filósofos sí. Todos pretenden lo mismo, pero ¿qué es lo que pretenden?

 

La explicación esencial de la realidad.

 

Cuando se acusan entre corrientes distintas de la filosofía, ¿de qué se acusan? De dos cosas:

 

  1. De no ser lo suficientemente profundos.
  2. De no abarcar todos los temas, de ser incompletos.

 

Entonces, de estas críticas, pueden verse dos características que debería tener sí o sí la filosofía:

 

  1. Conocimiento de toda la realidad.
  2. Mucha profundidad de ese conocimiento.

 

La definición de cualquier cosa puede ser nominal o real. La nominal se refiere al significado de la palabra. La real expresa la esencia de la cosa.

  Etimológicamente, filosofía quiere decir “amor a la sabiduría”. La palabra aparece por primera vez con Pitágoras, quien deseaba oponerse a los sofistas o supuestamente “sabios”. La palabra aparece, entonces, como actitud de humildad: “no somos sabios, porque la sabiduría es propia de los dioses”. Esta actitud de humildad es propia de quien sabe que lo que ama lo supera (por eso no lo domino: amar en cierto sentido es “estar al servicio” de lo amado. El filósofo no es dueño de la verdad, sino su servidor).

Según la etimología, entonces, la filosofía, más que un conocimiento es una actitud moral. Hoy se perdió esa actitud, antes la filosofía era una elección de vida, se consagraba la vida a la sabiduría. Sócrates les preguntaba a sus discípulos: “¿Estás al servicio de la sabiduría?”

 

Pero también se llama filosofía al objeto del deseo filosófico, a la sabiduría.       Entonces, la filosofía es una actitud, pero también la búsqueda inalcanzable en su totalidad de la sabiduría misma. La definición real que veremos apunta justamente a la sabiduría, no a la actitud.

 

 

La definición real de la filosofía

 

“La filosofía es el conocimiento cierto de todas las cosas a la sola luz natural de la razón, por sus causas primeras o últimas”.

 

“Conocimiento cierto…:

 

La filosofía es conocimiento, no sentimiento ni acción. Es conocimiento científico. El conocimiento es siempre verdadero, en esto se distingue del pensamiento. No se puede conocer falsamente. Si es posible realizar pensamientos falsos. Es decir, elaborar una explicación que no sea tal por tener errores o equivocaciones.

 

  La certeza es la firme adhesión de la inteligencia a una verdad. Es un estado subjetivo, mi seguridad frente a la verdad. Conocimiento cierto no significa conocimiento verdadero, sino conocimiento con seguridad. Se opone al conocimiento dudoso o meramente probable. Claro que esto es la sabiduría, no la filosofía, es decir: a ello se apunta, pero no quiere decir que se alcance plenamente y siempre.

 

“…de todas las cosas…”:

 

Todo puede ser estudiado por la filosofía y en eso se distingue de las ciencias particulares que estudian siempre algunos aspectos de la realidad. Los filósofos conocen todo lo que existe. Nada queda fuera de su objeto de estudio.

 

“…a la sola luz natural de la razón…”:

 

En la edad media aparece este agregado para distinguirla de la teología. La teología aplica la razón pero a los datos revelados por Dios. Es decir, a la Biblia. Por lo tanto, presupone la fe, no es sólo razón. En la filosofía, la razón sólo debe aplicarse a los datos de la realidad proporcionados por los sentidos.

 

“…por sus causas primeras o últimas”:

 

Se distingue de las otras ciencias ya que las mismas estudian las causas próximas, no las más profundas. La filosofía conoce a las cosas por sus causas primeras o últimas. Es decir, las conoce esencialmente.

 

 

  • La teología sobrenatural y la teología natural

 

La teología es una ciencia que estudia a Dios y al resto de la realidad que fue creada por Dios. Es decir, considera a Dios como causa de la realidad. La teología puede ser natural o sobrenatural.

 

La teología natural es aquella ciencia en la que se llega a conocer a Dios desde la realidad. Es decir, conociendo filosóficamente a la realidad, se descubre a su causa sobrenatural que es Dios. Esta ciencia es natural ya que el medio a través del cual se conoce a Dios y a la realidad como creación suya, es la razón humana. El hombre, empleando sus capacidades de conocimiento (sentidos y razón), descubre a Dios como causa de la realidad.

 

Por otro lado, está la teología sobrenatural. Esta ciencia también conoce a Dios y a la realidad. La diferencia que tiene con la teología natural es que, esta última, sólo se vale de la razón. Por el contrario, la teología sobrenatural, necesita también de la Revelación del mismo Dios. Es decir, en esta ciencia se lo conoce a Dios y a la realidad por Él creada desde lo que el mismo Dios le reveló o enseñó al hombre.

 

Algunas de las verdades enseñadas por Dios, es decir, de la Revelación Divina, son también alcanzables por la razón humana. Por ejemplo, luego de realizar un razonamiento sobre la realidad en el que sólo se emplee a la razón se puede concluir con que “Dios existe”. Otros contenidos de la Revelación Divina escapan a la razón humana. Por este otro acceso suprarracional se puede conocer que “Dios está conformado por tres Personas que son Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo”.

 

Que los contenidos de la Revelación sean suprarracionales no significa que son irracionales. Lo irracional es aquello que no tiene sentido. Lo suprarracional es aquello que tiene tanto sentido que el hombre por sus propios medios (razón) no puede alcanzarlo. Entonces es Dios quien le permite ver, a través de la Fe, todo lo que le revela. De esta manera, el hombre profundiza su saber mediante la Fe que Dios le otorga.

Publicado en Filosofía 5° año - 2020 | Deja un comentario